Posteado por: Yamil Domínguez | enero 31, 2011

SOLICITUD DE HABEAS CORPUS

A LA SALA DE LO PENAL DEL TRIBUNAL PROVINCIAL POPULAR DE CIUDAD DE LA HABANA.

 

REF: E.F.P No.97/07 del Órgano de instrucción de la Dirección de Seguridad del Estado. (Presentado a la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Provincial Popular de Ciudad de la Habana).

INÉS MARÍA RAMOS NÁPOLES, ciudadana cubana, mayor de edad, vecina de calle 4 No.119 e/ 1ra y 3ra, reparto Miramar, municipio Playa, provincia La Habana, con identidad permanente No.400121108557, madre de YAMIL DOMÍNGUEZ RAMOS, procesado en el Expediente de la referencia marginal por un presunto delito de Entrada Ilegal en el Territorio Nacional, ante el Tribunal comparezco y DIGO:

Que vengo por medio del presente escrito a tenor de lo preceptuado en los artículos 467 y 468 apartado 1. de la Ley de Procedimiento Penal, a SOLICITAR muy respetuosamente que sea puesto en LIBERTAD MI HIJO, mediante un Sumarísimo PROCEDIMIENTO DE HÁBEAS CORPUS, a cuyos efectos consigno los siguientes:

FUNDAMENTOS

PRIMERO. Que la presente solicitud de que sea LIBERADO DE INMEDIATO, la hago a favor de mi hijo YAMIL DOMINGUEZ RAMOS, ciudadano estadounidense de origen cubano, mayor de edad, de estado civil soltero, Contratista General de la Construcción, vecino de 20005 TA Ave Tampa, Florida, Estados Unidos de América, el cual se haya PRIVADO ILEGALMENTE de LIBERTAD desde el día 13 de octubre de 2007, en el Establecimiento Penitenciario, “Combinado del Este” bajo la decisión del Msc. Enrique Núñez Grillo, Fiscal de la Fiscalía General de la República, quien hasta la fecha lo mantiene en esa situación. (Desde el mes de julio del año recién concluido permanece en el Pabellón de Seguridad del Hospital Militar Carlos J. Finlay).

SEGUNDO. Que motivos que han originado la privación de libertad de que es objeto mi hijo, consisten concretamente en que el mismo, el día 12 de octubre del año 2007, salió de una de las marinas de Miami, Florida, en una lancha rápida de su propiedad con folio 9527 NW, con dos motores fuera de borda, marca Yamaha, de veintiséis como cinco pies de eslora, que avitualló o aprovisionó para no carecer de combustible ni de otros suministros en el recorrido, que haría hasta el puerto de Cancún, México, con el propósito de anclar su bote y realizar viaje por avión a La Habana por dos o tres días, para lo que contaba con sus pasaportes actualizados, incluyendo el visado cubano en su documento correspondiente. Debido al deterioro del tiempo y de la mar, decidió entrar al Puerto Internacional Marina Hemingway, arribando al mismo aproximadamente a las ocho de la mañana del día 13 de octubre y en espera de que las condiciones meteorológicas le permitieran continuar viaje. Posteriormente fue trasladado al Órgano de Instrucción de la Seguridad del Estado, comúnmente conocido como “Villa Marista”, incoándose en su contra el Expediente de Fase Preparatoria No.97 del 2007, por un supuesto delito de Tráfico de Personas pero, de manera totalmente discordante con la apertura de dicho Expediente, mi hijo fue sometido al fuero del Decreto-Ley No. 194 de 1999, “De las Infracciones sobre la Tenencia y Operación de Embarcaciones en Territorio Nacional”, dictando en tal sentido el Capitán del Puerto de la Habana, Teniente Coronel Jorge Luis Aluija Urdel, la Resolución No.102 de 8 de diciembre del 2007, mediante la cual impuso a mi hijo la multa de TRES MIL PESOS C.U.C ($3000.00), al estimar que incurrió en la infracción administrativa prevista en el inciso G) del artículo 1, en relación con lo establecido en el inciso C) del artículo 2.1, ambos de dicho Decreto-Ley, disponiendo además el decomiso de la lancha a favor del Estado Cubano, que conjuntamente con la sanción administrativa de que fue objeto mi hijo, dos respuestas del aparato estatal para un mismo hecho, fue acusado ante la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Provincial de Ciudad de la Habana, en la Causa No.11 del 2008, por el presunto delito de Tráfico de Personas, previsto en el articulo 348 apartados 1 y 2, inciso CH) del Código Penal, por el que resultó sancionado a la más que severísima pena de DIEZ AÑOS DE PRIVACIÓN DE LIBERTAD, por intermedio de la Sentencia No.204 del 2008, la cual fue anulada mediante Recurso de Casación por la Sentencia 2929/2008 del Tribunal Supremo Popular, ordenando al Tribunal de instancia nueva sentencia, erradicando los defectos señalados. La Sala Segunda redacta idéntica sentencia a la anterior con No.549/2008, por el que contrariamente a derecho fue sancionado, razón de hecho y de derecho, por las que la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo Popular con fecha 31 de agosto del 2010, dictó la Sentencia No.120, declarando HABER LUGAR a la Solicitud de Revisión promovida por el Viceministro Primero de Justicia, expresando consecuentemente, NULA la sentencia 549/2008 de la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Provincial Popular de Ciudad de la Habana, disponiendo a la vez RETROTRAER el proceso hasta la Fase Preparatoria, a fin de que fueran ampliadas las investigaciones, instante a partir del cual la Lic. Mirtha Irene Galano Molinero, que ostenta la representación legal de mi hijo, ha solicitado del Fiscal, en múltiples ocasiones, la modificación de la medida cautelar de prisión provisional, a la que se haya sujeto Yamil, solicitud que han sido denegadas de manera obstinada y sin sustento legal alguno.

TERCERO. Que la PRIVACIÓN DE LIBERTAD o ENCARCELAMIENTO de que es objeto mi hijo, a pesar de que obedece a Auto de prisión provisional, es TOTALMENTE ILEGAL, por lo que a mi juicio y el de nuestros familiares, constituye una FRANCA VIOLACIÓN DE SUS DERECHOS CIUDADANOS, otorgados a él y al resto de los ciudadanos por la Constitución de la República de Cuba, en su artículo 58, específicamente “LA LIBERTAD E INVIOLABILIDAD DE SU PERSONA ESTÁN GARANTIZADAS A TODOS LOS QUE RESIDEN EN EL TERRITORIO NACIONAL. NADIE PUEDE SER DETENIDO SINO EN LOS CASOS, EN LA FORMA Y CON LA GARANTÍA QUE PRESCRIBEN LAS LEYES”, garantías irrespetadas por quienes lo mantienen ENCARCELADO, concretamente el fiscal Enrique Núñez Grillo.

CUARTO. Que la ilegalidad que aducimos consiste concretamente en que el actuar del fiscal Núñez Grillo, es violatorio tanto de la Instrucción No.133 del 23 de julio del 2004 del Fiscal General de la República de Cuba, como de la Instrucción No.53 de 9 de junio de 1975 del Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular, porque hago tal afirmación, por las razones siguientes, a partir de que fuera declarada CON LUGAR, la Solicitud de Revisión y anulada la Sentencia dictada por la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Provincial Popular de Ciudad de La Habana, la Fiscalía le viene imputando a mi hijo, ya no el delito de tráfico de personas, sino el delito de Entrada Ilegal al Territorio Nacional, previsto y sancionado en el artículo 215.1 del Código Penal, figura delictiva que tiene un marco sancionador de privación de libertad de uno a tres años o multa de trecientas a mil cuotas, y mi hijo lleva en prisión provisional TRES AÑOS Y TRES MESES, tiempo que sobrepasa de manera INOBJETABLE, ya no el límite mínimo de la sanción privativa de libertad, prevista para ese delito, sino su límite máximo, permanencia en prisión provisional que QUEBRANTA INCUESTIONABLEMENTE, lo que establece de manera OBLIGATORIA ambas instrucciones, pues la Instrucción No.133 del 2004 del Fiscal General, “Sobre el control de la Legalidad en los Establecimientos Penitenciarios”, en su acápite sexto, establece la obligación de informar al Fiscal Jefe Provincial los casos en que se detecten acusados asegurados con la medida cautelar de prisión provisional que hayan arribado al límite inferior de la sanción señalada para el delito de que se trate, a los efectos de que se cumpla lo dispuesto en la Instrucción 53 de 1975 del Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular y la citada Instrucción 53 en su acápite o apartado tercero, establece la obligación de los tribunales de modificar de oficio la medida cautelar de prisión provisional, por otra de las que autoriza la ley, cuando su duración alcanzare el límite inferior de la sanción señalada para el delito, o al más grave de los delitos imputados que dieron lugar a la imposición de dicha medida cautelar, y el tiempo que lleva mi hijo sujeto a la medida cautelar de prisión provisional, sobrepasa el límite SUPERIOR de la sanción señalada para el delito que actualmente le imputa la Fiscalía, razones legales más que suficientes, para que se dé curso al procedimiento de HÁBEAS CORPUS que estoy promoviendo, a favor de mi hijo, ENCARCELADO sin las formalidades y garantías que establecen las leyes, pues en este sentido, es criterio reiterado del Tribunal Supremo Popular, de que el Procedimiento Especial de Hábeas Corpus, procede no sólo cuando la persona sea privada de libertad sin razón legal, sino también, cuando habiendo sido de inicio legal la detención, se violen las formalidades y garantías establecidas en las leyes, haciéndola entonces ilegal y el Auto de imposición de la medida cautelar de prisión provisional del fiscal, sólo amparaba la prisión provisional o detención de mi hijo por el término que establece tanto la Instrucción 133 del Fiscal General de la República, como la 53 del Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular y, al momento de presentar el fiscal Núñez Grillo, en segunda ocasión el expediente de Fase Preparatoria No.97/07, a la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Provincial Popular de Ciudad de La Habana, solicitando la apertura a juicio oral, imputándole el delito de Entrada Ilegal al Territorio Nacional, la permanencia de mi hijo en prisión provisional sobrepasa con creces el límite inferior y superior de la sanción prevista para ese delito, por lo que debe ser puesto en LIBERTAD INMEDIATA.

POR TANTO

DE LA SALA DE LO PENAL DEL TRIBUNAL PROVINCIAL DE CIUDAD DE LA HABANA INTERESO. Que habiendo por presentado este escrito, se sirva admitirlo y tenga por promovido PROCEDIMIENTO DE HÁBEAS CORPUS a favor de mi hijo YAMIL DOMÍNGUEZ RAMOS, el que previo los trámites legales pertinentes según este proceso, SEA PUESTO EN INMEDIATA LIBERTAD.

OTROS DIGO. Que demando además del Tribunal, que solicite de la Capitanía del Puerto de La Habana, copia de la Resolución No.102 del ocho de diciembre del 2007, dictada en el expediente No.137 del propio año, mediante la cual los hechos realizados o ejecutados por mi hijo fueron sancionados y reprimidos con una multa de 3000.00 CUC, y el decomiso de la embarcación, al amparo del Decreto Ley No.194 de 1999. ¿Puede mi hijo resultar sancionado dos veces, administrativa y penalmente, por el mismo hecho?

La Habana, 31 de Enero de 2011.

Año 53 de la Revolución”

 

_____________________

Inés María Ramos Nápoles

Madre del detenido

Anuncios

Responses

  1. SOY ABOGADA CUBANA Y ESTOY VIVIENDO FUERA.
    ANIMO CON ESTE RECURSO PORQUE LEGALMENTE NO TIENEN PORQUE TENERLO DETENIDO. EFECTIVAMENTE ES UNA ARBITRARIEDAD.

    • Muchicimas gracias por tus palabras que nos fue de mucho valor para luchar


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: