Posteado por: Yamil Domínguez | enero 24, 2011

“Tanto da el cántaro a la fuente hasta que se rompe”

 

Escrito por: Yadaimí Domínguez

Ante la dilación de la Fiscalía General de la República, su negativa de modificar la medida cautelar e infringir los términos que precisa la ley, mi hermano comenzó nuevamente una huelga de hambre el día 30 de diciembre con tan solo 4 meses de recuperación de otra que se prolongó por 107 días.

En aquel entonces reclamaba la Revisión de su caso, viendo como nuestra familia tocaba tantas puertas y sólo recibía dejadez y oídos sordos. Hoy reclama su libertad que por hecho y por derecho le corresponde, o al menos, en lo que termina el proceso, un cambio de medida cautelar.

Cuando en el mes de septiembre nos notificaron la sentencia No.120/2010 del Tribunal Supremo Popular, donde se anulaba la sentencia sancionadora y se reiniciaba todo el proceso, Yamil recurrió a su serenidad, al tener que permanecer algún tiempo más privado de su libertad en lo que la instrucción cumplimentaba la orden del Órgano Judicial. Fue a mediados de octubre que el expediente llegó a las manos del instructor y éste comprobó la veracidad de las declaraciones de mi hermano, para así entregar el informe conclusivo al fiscal el día 30 de noviembre, manifestando que Yamil tenía una supuesta entrada ilegal al país, bajo el argumento de que él disponía de una pistola bengala de la cual podía haber hecho uso.

El viernes 3 de diciembre, en una visita con Yamil, el instructor expresó que Yamil tenía su libertad, que el lunes próximo a ese día lo mandarían para el domicilio legal de mi madre a que esperara trámites. Al llegar tan esperada ocasión, Yamil permanecería en el mismo lugar y el oficial se limitó a decir que en una semana o semana y media estaría libre, pronunciamiento que mantuvo ante los funcionarios consulares de la Sección de Intereses norteamericana que visitaron a mi hermano el día 10 de diciembre.

Lo cierto es que desde inicios de diciembre el fiscal tiene el expediente de fase preparatoria que le entregara el instructor y hasta el momento no hay pronunciamiento, cuando la Ley 5 (Procedimiento Penal), en su artículo 262 le da un término a éste de hasta 10 días. Por otro lado, la abogada solicitó modificación de la medida cautelar para Yamil y la respuesta del fiscal fue evasiva y sin fundamento.

La defensa se vio obligada a presentar Recurso de Queja ante el Jefe de Procesos Penales de la Fiscalía General de la República, contando con 5 días hábiles para contestarle, siendo el próximo martes 25 de enero el 5to y último día para emitir respuesta.

La Fiscalía, el término lo indica, debe garantizar la legalidad, sin embargo, limitándome a este caso, ha sido todo lo contrario. Comenzar un proceso penal, como el de hace tres años, bajo un presunto delito que no tenía cuerpo y trasladar éste a los tribunales sin sustento objetivo, deja mucho que decir. Pero, continúa errando o quizás persigue un objetivo puntual con sus apócrifas equivocaciones, mientras un hombre INOCENTE sufre los rigores de un encierro absurdo y el hambre para exigir el respeto a sus derechos.

Sí, Yamil es INOCENTE. La pistola bengala se utiliza para avisar que te encuentras en situación de peligro y, aunque mi hermano estaba en un contexto similar, no se sentía desprotegido. A pesar del imponente estado del tiempo y de la mar, él contaba con dos equipos GPS que le permitían orientarse y su embarcación disponía de dos motores fuera de borda, en perfecto estado técnico. De cualquier manera, tal pistola no es un medio de aviso para entrar a un puerto internacional y su arribo forzoso para recibir protección temporal, lo exonera de cualquier responsabilidad penal, cuestión que recoge el artículo 22.1 y 215.2 de nuestro Código Penal.

Sobran los argumentos que revelan la inocencia de Yamil Domínguez, pero Cuba tiene que justificar, ante la opinión pública, los más de tres años que ha estado preso, por lo que no tienen otra alternativa que imputarle una entrada ilegal al país.

La justicia debe ser ciega, pues todos tenemos los mismos derechos y somos iguales ante la ley. Por desgracia, muchos de los responsables en ejercerla, se quitan la venda de los ojos y es, en ese justo momento, que dejan de ser imparciales para dar origen a la iniquidad. Razones suficientes existen para que mi hermano recupere su libertad. Los motivos son obvios y seguros estamos que la verdad pesa; además, tanto da el cántaro a la fuente hasta que se rompe.

 

Anuncios

Responses

  1. Un saludo para la familia de Yamil, quiero saber como sigue, y en que situación se encuentra.
    Un fuerte abrazo, Juan Juan

    • Juan Juan; Solo pude conocerte atraves de mi familia, se que eres un gran hombre y con un amplio sentido del humor. Tuvistes mucho valor y te doy las gracias y tambien en nombre de mi familia y amigos por toda la ayuda y apoyo que nos brindastes.

  2. Desde Almería, todo mi apoyo…. tambien a ti¡ como hermana y luchadora de su causa; ten fuerza porque deben venir tiempos de renovación… La justicia será divina. Mucha Luz¡


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: