Posteado por: Yamil Domínguez | junio 9, 2010

“Evidente razón para luchar”

Escrito por: Yadaimí  Domínguez

 Mi hermano, cuyos principios y valores humanos son envidiables; quien ha sido sancionado por un supuesto delito, cuando su acción, amparada en salvaguardar su vida, no constituye ni siquiera una infracción; cuya personalidad no le permite actuar de otra manera que no sea consecuente con sus ideas, ha puesto en riesgo su existencia por su causa, pues como me escribió en una de sus cartas: “El hambre se puede aguantar, la privación a nuestros derechos, NO”.

 La obra escenificada el 19 de marzo del 2008 en el espacio que ocupaba la Sala Segunda del Tribunal Provincial de Ciudad de La Habana; la fraudulenta sentencia 204/2008, dictada por la propia sala y donde exponía en su Resultando Probado, argumentos que estaban lejos de la objetividad; jueces que caen en la peor de las violaciones: el delito de prevaricación, son argumentos más que suficientes para empujar a Yamil en esta lucha pacífica por sus derechos, en la que se encuentra hace hoy 57  días.

 Su familia agotó todas las vías internas con el objetivo de alcanzar la justicia que, en un momento y parcialmente había llegado con la Sentencia 2929/2008 del Tribunal Supremo Popular pero, ésto sólo sirvió para demorar la decisión que mi hermano asume desde el 14 de abril del año en curso.

 La angustia de la espera frente a un proceso de Revisión que no se concreta, la penumbra del día tras día que vivimos todos los familiares y amigos de Yamil y el desgaste físico y mental de un inocente, aún peor en las circunstancias que permanece hasta hoy, son manifestaciones imaginables para todos los que conocen este triste caso, con la diferencia de que unos se conduelen y nos brindan su apoyo y otros, se acogen al “silencio maléfico” o a la frase “cumpliendo orientación” como resguardo de sus acciones imperdonables.

 Yamil siente enormemente haber arribado a la Marina Hemingway, en la creencia de que en dicho puerto le brindarían protección temporal. El amparo pretencioso se convirtió  en la peor de las tragedias. Su amor paternal es gigantesco y continuamente nos pregunta si sabemos de sus tres hijas preciosas. Su familia es su mayor tesoro, por ella y para ella, su entrega es incondicional. Sufre esta agonía más por sus seres queridos que por él. Pero, la angustia no lo ha vencido, continúa luchando.

 Por último, no puedo evitar escribir la deshumanización y la dilación alrededor de este caso. ¿Cómo es posible  que hayamos presentado Solicitud de Revisión  dos semanas después de Yamil haber iniciado su lucha pacífica y todavía no ha habido una respuesta a dicha solicitud? Mi hermano no cuenta con todo el tiempo del mundo. Para detenerlo e iniciarle un proceso penal por un presunto delito, bastaron horas, sin embargo para subsanar un error judicial, donde un hombre ha puesto en peligro su vida, no son capaces de violentar los términos que la ley indica. La vida de un hombre está en juego, la familia exige justicia y pone en conocimiento de cada acontecer a la Comunidad Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: