Posteado por: Yamil Domínguez | mayo 6, 2010

“Hermanos”

 Escrito por: Yadaimí Domínguez

 Cuando mi hermano nació, yo apenas tenía 1 año. Transitamos por la infancia siempre juntos. Compartíamos todo, desde un simple juguete o unas galleticas hasta el más grande secreto. En varias ocasiones estuvimos expuestos al peligro y uno salvaba al otro. Recuerdo un día que nos encontrábamos en el patio que está situado al fondo de la casa. Un muro  separaba a mi hermano de mí. La altura de éste nos llegaba al pecho. Yamil estaba en el terreno colindante al nuestro. Llevábamos varios minutos tratando de que él pudiera brincar para nuestro patio; él ponía todo su empeño y yo trataba de halarlo por los brazos, pero nada logramos. De pronto, apareció un perro grande de raza pastor alemán por detrás de mi hermano y dirigiéndose a él. Cuando percibimos que aquel perro venía a morderlo, Yamil puso mayor empeño y yo todas mis fuerzas para por fin lograr que traspasara el muro sin más complicaciones.

 A los 9 años de edad, mi hermano estuvo ingresado por bronconeumonía y reportado de grave. Permanecer en ese hospital le trajo un enorme sufrimiento, no tanto por la enfermedad sino porque me extrañaba y así se lo decía a nuestra madre. Yo, por mi parte, preguntaba constantemente cuándo regresaba Yamil, necesitaba su compañía como fuente de seguridad, de resguardo, de ternura. Por supuesto, que no faltaron los momentos de discusión y enojo, pero eran ratitos solamente.

 Así pasó el tiempo. Crecimos, hicimos nuestras vidas y creamos nuevas familias; pero en todas y cada una de las etapas fuimos veladores y fieles consejeros el uno con el otro. La unidad fue y es nuestra arma potente. No había que divisar un problema de uno, para que el otro no estuviese presente y dispuesto a todo para resolverlo. A pesar de que en el año 2000 nos separamos físicamente, pues él decidió emigrar hacia los Estados Unidos, nuestra hermandad en el sentido amplio de la palabra, se mantuvo como si permaneciéramos uno dentro del otro.

 Hoy me resulta muy difícil sobrevivir el día a día, con el dolor en el alma de que se encuentra injustamente preso; a pesar de que tengo una familia maravillosa, una madre que pareciera que la escogí, un esposo y compañero de cuerpo y alma, unos hijos que significan la continuidad de mí misma, no puede dejar de llorar mi pecho. La tristeza te acaba lentamente; a veces me siento débil e impotente, pero pensar que mi hermano me necesita y espera de mí, me hace recobrar fuerzas, exponer ideas y trazarme estrategias en virtud de que se haga JUSTICIA.

 Hacía días que no escribía un post, sólo me limitaba a teclear y ultimar los detalles de los escritos que Yamil me envía semanalmente para que cuelgue en el blog. Para él es una necesidad lograr su libertad, aunque para ello sólo pueda recurrir a la escritura. Para mí resulta imprescindible que le devuelvan lo que ilegalmente le han arrancado, aunque para ello haga lo imprevisible.

Anuncios

Responses

  1. […] Spanish postMay 6 […]

  2. nunca dejes que la tristeza sea ma fuerte que tu, estamos con uds., con el pueblo cubano y con cada uno de esos prisioneros que sufren cada dia. Los tiempos de dios son perfectos. no lo olvides ¡¡¡¡

  3. Familia Dominguez algunos de ustedes conoci en la academia bloguera. Llegue mi solidaridad y mis plegarias a ustedes como a todos los cubanos que sufren las grandes injusticias e indiferencia de un regimen lleno de odio y rencor. Regimen que dice que la Revolucion es Humana. Lleno de slogans vacios pintados en muros que encierran a quien piensa distinto, o aun peor encierran a quien pudiera hacer algo sin haberlo cometido. Una aberracion legal tan grande e injustificada.
    Mi saludo democratico desde Montevideo, Uruguay para todo el pueblo cubano, que mas temprano que tarde sera LIVRE.

  4. LIBRE

  5. Yadaimi tu escrito me ha hecho llorar y a la vez recordar mi infancia en Cuba. Soy testigo del amor que existe entre tu y Yamil .Y quiero que sepas que aunque no hemos podido demostrarte el dolor que sentimos, mi familia y yo estamos con ustedes.
    Saludos del ranchon.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: