Posteado por: Yamil Domínguez | marzo 16, 2010

“Sentir de una madre”

Mi hijo Yamil me llama dos veces en una semana y tres en la otra. Al oír su voz, me hace sentir tranquila porque al menos “está bien”; pero, por otro lado, me entristece pensar que me llama desde ese lugar, donde permanece hasta hoy. Una madre sufre desconsoladamente ante el mal que agobie a uno de sus hijos y este sufrimiento se hace aún más agudo e  insoportable cuando la perversidad actúa sobre quien no merece golpe alguno. La inocencia no necesita demostrarse pues de ésta se presume, más bien debemos probar y PROBAR  la culpabilidad. Desde hace 29 meses comenzamos esta batalla por la Justicia, pero el camino para llegar a ella parece ser largo. Las escenas montadas, aparentando un juicio con todas las garantías, las sentencias falsas que ni siquiera reflejan los errores de las actuaciones, jueces que no son más que vasallos al servicio de la Seguridad del Estado, sin mencionar detalles de todas y cada una de las diligencias (cartas, acusaciones, entrevistas) que hemos realizado, donde encontramos desconocimiento de leyes, violaciones de derechos ciudadanos, cinismo, arbitrariedades y, en el mejor de los casos, respuestas que no son respuestas.

Ni siquiera tengo la posibilidad de presentar solicitud de Revisión del caso, pues para el contrato con el abogado debo abonar 500 CUC (equivalente a 630 USD). Tampoco me facilitan el pago en moneda nacional, pues mi hijo, quien no puede acceder a sus cuentas, es ciudadano extranjero. Sin embargo, permanece en área común con los cubanos, a pesar de que desde noviembre pasado recibe acceso consular por parte de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana. Para las autoridades cubanas Yamil continúa siendo cubano, violación que expusimos en el Post: “¿Ser o no ser?”. Me pregunto, bajo la premisa de que es cubano, ¿por qué no puede disfrutar de los mismos derechos que gozan éstos? ¿Por qué, si yo que soy su madre y cobro en moneda nacional, no puedo interponer a través de un jurista, recurso de revisión?

No dispongo del monto requerido para este procedimiento, pero si lo tuviese ¿quién me garantiza que esta vez prosperará el recurso y se hará Justicia?

Esta agonía la vivo día a día, pero a pesar de mis 70 años, continuó la lucha por la Verdad. En esta tierra no hay nada que esconder de quien no debe nada. Los que no actúan acorde a sus principios, temerán de quienes les ha tocado padecer la injusticia causada por ellos mismos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: