Posteado por: Yamil Domínguez | febrero 18, 2010

“Epístola vital”

Escrito por: Marleny González

Yamil se encuentra en el edificio 1 del Combinado del Este con un régimen de máxima severidad. La visita familiar y conyugal (pabellón) es cada 2 meses por un tiempo de 3 horas (casi nunca cumplen con el tiempo establecido y mucho menos a favor nuestro); podemos escuchar su voz, a través del teléfono, por 10 minutos y un par de ocasiones a la semana.

También tenemos otra opción, la correspondencia, más conocida como “carteo”. Ésta consiste en que los familiares de los reclusos les envían sus cartas a éstos y a la vez reciben las de ellos. Este proceso se realiza a través de  los reeducadores (oficiales subalternos responsables de las compañías), un día fijo en la semana y en el horario de 2 a 4 de la tarde. Los lunes es el día que le corresponde al edificio donde se encuentra mi esposo, por lo que ese día voy a la prisión a buscar las cartas de él; es muy triste saber que estamos cerca y no nos vemos ni siquiera de lejos, pero, para nosotros, es muy necesario, porque sabemos cada detalle de lo que nos ocurre, tanto afuera como adentro. En el mismo sobre incluyo la carta de su madre, de su hermana y de su familia más cercana.

Nuestra comunicación como pareja se ha intensificado a pesar de las condiciones en que hemos tenido que desarrollarla. Nos escribimos diario, cuando lo hago es como si le estuviera hablando y él me escuchara, es algo increíble. Nos contamos lo que pensamos, recordamos los momentos lindos que pasamos juntos, nos apoyamos el uno del otro para darnos fuerzas y no desfallecer ante los reveses. Continuar juntos esta lucha nos hace más poderosos. Realizamos planes de nuestro futuro junto a nuestros hijos y, por sobre todo, no faltan en nuestras cartas esas frases que nos fusionan  “I love you so…. much, I miss you so… much, I need you in my life.

Anuncios

Responses

  1. Vaya claro, de antemano, que estoy en contra de cualquier manera de privación de libertad por motivos de opinión, siempre que esos sean los únicos motivos de detención.
    Sé que es cierto que en muchos países se encarcela a personas por el mero hecho de disentir, y no voy a citar ninguno ni a ocultar a otros. Ud. puede, fácilmente, saber los píses donde la libertad de expresión es severamente reprimida.
    El objeto de mi comentario es sencillo, casi ingenuo: ¿Por qué siempre se escribe contra la Isla, ignorando otros países con situaciones peores?.
    Habla Ud. de un encuentro familiar de 3 horas cada 2 meses y de 2 contactos telefónicos, de 10 minutos, cada semana… ¿Cuántos presos políticos del mundo gozarían con el 5 % de esos derechos?.
    No estoy aquí, comentando, para defender a ningún sistema político, pues no tengo por qué hacerlo. Prueba de mi objetividad es que tampoco he criticado a otros sistemas. Pienso, y casi desde joven sentí esa impresión, que los sistemas no son malos en su raiz, sino que son las personas que los dirigen e implantan los que los deterioran. ¡Fijese la bondad del mensaje de Jesús de Nazaret -y no soy creyente- y la perversidad en que han degenerado las iglesias, tanto católica como protestante!.
    “El poder, y el ansia por el mismo, corrompen, afean y envejecen”. Yo no sé de quién escuché esa cita pero la comparto.
    Termino con una apreciación. Si tantos Uds. como nosotros, cuabanos y españoles, tenemos el castellano como lengua común, ¿ por qué en muchos blos, también en este artículo que stoy comentando, aparecen frases, consignas y despedidas en inglés?. Saludos.

    • El día de mañana en una Cuba libre, habría que tomarse muy en serio cuales de los jueces, abogados y fiscales que practicaron y administraron el castigo dentro de la dictadura, podrían continuar ejerciendo su oficio y a cuales seria muy justo devolverles las crueles condenas que otorgaron a los ciudadanos nobles en juicios amañados, para satisfacer las ansias de sangre y odio que como cuota dantesca, les reclama sistemáticamente su amo en jefe, el dictador, para así poder seguir ejerciendo su oficio, el crimen en forma de ley.

      • Comparto con usted su opinión. Anhelo con ansias la llegada de ese día. Quien realiza un mal debe andar con mucho cuidado, pues el de él viene caminando.

    • Percibí en su comentario que desconoce información sobre el caso, cuestión bien tratada y documentada en el Blog. Yamil no se encuentra privado de su libertad por razones de opinión, más bien las autoridades cubanas politizaron el asunto. Lo invito a leer el post “Los hechos” donde se describe brevemente las circunstancias que motivaron su detención arbitraria e injusto encarcelamiento.
      Con respecto a su pregunta en cuanto a la cifra de presos políticos que pudiesen disfrutar de los derechos que, a su entender, Yamil ostenta, debo decirle que no puedo hablar o escribir sobre lo que no conozco. Mis escritos se centran en la figura de mi esposo y en las condiciones que, por desgracia, he tenido que conocer. Por otra parte, el estar indebidamente despojado de lo más elemental que tiene todo ser humano, es imperdonable por las personas de bien y ni todos los “beneficios” otorgados bajo esta condición subsanan los daños psicológicos y morales provocados a Yamil y a toda la familia que se mueve detrás de él.
      Por último, teniendo en cuenta su “apreciación”, en el marco del respeto a su libre pensamiento, le comunico que mi esposo se nacionalizó como ciudadano de los Estados Unidos, información también relacionada en el blog; el inglés es el idioma oficial de este país, por tanto Yamil lee, habla y escribe más y mejor este idioma que el español mismo. No obstante, somos una pareja con deberes y derechos recíprocos, esto incluye el código del lenguaje que utilicemos para comunicarnos.

  2. Hola Marleny, soy la chica fotografa que estuvo con vosotros este noviembre pasado, sé que estais pasando por unos momentos duros en Cuba, la intencion de estas palabras es darte animos y saber que aunque estamos lejos nuestro corazón esta con vosotros. No puedo ir ahora a cuba por una cuestion economica, pero realmente es lo que me apetece, me gustaria estar allí con vosotros y apoyaros y ayudaros en todo lo que este en mi mano.
    Un saludo
    mai

    • Muchas gracias, Sé que tu corazón está con nosotros y con todos los que has tenido la oportunidad de conocer, víctimas de las violaciones de los más elementales derechos civiles. Cuídate que gente como tú vale. Saludos de todos por acá. Un beso, Yadaimí (hermana de Yamil).

  3. Quiero que sepan que somos muchos los que queremos que se acaben las injusticias en nuestro pais,no conozco el caso de Yamil a profundidad pero he vivido muchas arbritriaridades a lo largo de mi vida y me solidarizo con el,espero que tenga la fuerza suficiente para salir de esta y recuerden que no estan solos,ya tienen otra voz a su favor,un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: