Posteado por: Yamil Domínguez | octubre 11, 2009

Los hechos

El 12 de octubre del 2007 Yamil Domínguez, ciudadano norteamericano de origen cubano que se dedicaba con éxito  al trabajo de Contratista General de la Construcción, salió en su embarcación, desde una marina del Estado de Florida, con la intención de llegar al puerto mexicano de Cancún, desde donde volaría a la Habana, como ya lo había hecho en cuatro ocasiones anteriores. El mal tiempo le obligó a acercarse a costas cubanas y cuando a las ocho de la mañana del día 13 de octubre se dirigía al Puerto Internacional Marina Hemingway fue interceptado a una milla del Hotel Tritón en el municipio Playa por una lancha de guardafronteras quien lo escoltó a dicho puerto.

La investigación practicada por las autoridades cubanas concluyó que Yamil tenía la intención de recoger en la costa a su pareja, Marleny González, quien junto a su hijo saldría ilegalmente del país en dicho bote. Como resultado de esta presunción Yamil Domínguez fue condenado a diez años de privación de libertad, acusado del delito de tráfico de personas.

El apoyo fundamental que tuvo la fiscalía para sostener la acusación contra Yamil fue una declaración inicial hecha por Marleny González quien dijo en una entrevista grabada que su pareja tenía la intención de recogerla en la costa para llevarla a los Estados Unidos; sin embargo, en el propio proceso de instrucción y en el juicio Marleny desmintió su testimonio anterior, el  que realizó, según explicó, bajo la presión del instructor policial que la persuadió de hacerla explicándole que esa era la única forma de liberar al acusado de una causa mucho más grave.

En la sentencia del Tribunal provincial de Ciudad de La Habana sólo se tuvo en cuenta la primera declaración de Marleny y se hace caso omiso de la hecha durante la vista que refuta la preliminar. Nunca se demostró en la vista pública que Marleny hubiera permanecido oculta con su hijo en algún lugar de la costa en espera de ser recogida. La lancha, que tenía las condiciones técnicas requeridas para escapar de su interceptor, fue conducida voluntariamente por su piloto hasta la Marina Hemingway, con la intención de aclarar los hechos. Ninguna persona testificó para corroborar la presunción de la fiscalía, ningún objeto a bordo daba que pensar que se trataba de un tráfico en el que se incluía a un menor. Simplemente a la fiscalía y al tribunal le pareció que lo natural y lógico era que Marleny y su hijo deseaban salir ilegalmente del país y que Yamil deseaba quebrantar la ley, a pesar de no contar con ningún antecedente que apoyara alguna de estas hipótesis.

El acusado, a través de su defensa, expuso su inocencia de la cual se presume por derecho y el tribunal nunca logró demostrar su culpabilidad. Ahora Yamil cumple condena en el Combinado del Este en Ciudad de La Habana por un delito que no cometió.

La familia ha hecho todas las diligencias imaginables, pero sin resultado alguno. La exposición de estos hechos en este blog tiene como único objetivo sensibilizar a la opinión pública con el propósito de que se haga JUSTICIA.

Clonación de sentencias

Con fecha 30 de julio del 2008 el Tribunal Supremo Popular atendió un recurso de casación por quebrantamiento de forma contra la sentencia (204-2008) dictada por el Tribunal Provincial de Ciudad de la Habana contra Yamil Domínguez el ocho de abril de 2008. El recurso fue admitido y se ordenó que se dictara otra sentencia más ajustada al derecho.

El Tribunal Provincial hizo caso omiso a lo sentenciado por el Tribunal Supremo y se limitó a cambiar el número de la sentencia (549-2008) y la fecha que ahora sería tres de octubre de 2008. No solamente el texto es idéntico al anterior, sino que al parecer lo que se hizo fue renombrar el texto anterior en la computadora y modificar la tipografía para, con evidente premeditación, ocultar la desobediencia al Tribunal Supremo.

Si no fue esto lo que se hizo ¿cómo se explica entonces que se hayan cometido los mismos errores mecanográficos como por ejemplo:

  • En la sentencia 204-2008, en la primera línea de la segunda página se incurre en el error mecanográfico de escribir “en tonto” en lugar de “en tanto” y esta pifia se repite en la sentencia 549-2008, esta vez en la décima línea de la segunda página, desplazamiento ocurrido por la mencionada modificación tipográfica que de forma automática introducen los programas de texto de las computadoras.
  • En la línea 32 de la página cuatro, en la sentencia 204-2008,  se introduce otro error mecanográfico al decir “le arma” en lugar de “el arma”, este fallo se repite en la línea 22 de la cuarta página de la sentencia 549-2008.
  • En esa misma página cuatro se comete el error de omitir la letra a en el artículo la en la línea 40 de la sentencia  204-2008 y en lugar de decir “la declaración” se escribe “l  declaración”. Este error aparece en la línea 31 de la sentencia 549-2008.

Para sorpresa de todos el Tribunal Supremo no se percató de que el Tribunal Provincial no había introducido ningún cambio en la sentencia, como no fuera tipográfico, y el 13  de enero de 2009 emitió una nueva sentencia, esta vez para desestimar el recurso de casación.

Anuncios

Responses

  1. Es una historia increible que todos deberían conocer. Com conocer deberían también lo que pasa en el día a día de la familia de Yamil.

  2. Esto deberíamos cometarlo en todos los foros para que se conozca.
    Saludos y mi mayor apoyo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: